lunes, 14 de octubre de 2013

After Earth


Will se ha cansado. Normal. El gremio de actores se hunde. Julian y Bella marcan el camino. Rostros pétreos inundan las pantallas. ¿Por qué esforzarse en actuar? Will ha dicho basta. Si ahora los actores se mueven menos que el caballo de un fotógrafo, él no iba a ser menos.
Así, tenemos al gran Smith que se marca la película entera tumbado y sin mover un músculo de la cara. Con dos cojones. Dí que sí. Que para eso tenemos más categoría que muchos. Ha sido el príncipe de Bel-Air, Muhammad Ali, el agente J... y si ahora lo que se lleva es no actuar, pues así sea. Y yo que le alabo.

De este modo, Will Smith se malmete en el papel del "Ranger" Cypher Raige. Un alto mando del ejército con serios problemas de comunicación y empatía.
El señor Cypher pasa olímpicamente de su familia, pero para poder pasar más tiempo con ellos decide retirarse. No sin antes realizar una última misión que, a priori, se antoja facilonga. Es por eso por lo que se lleva consigo a su hijo (en la ficción y en la vida real) que está estudiando para ser Ranger, siguiendo los pasos de su padre y de Chuck Norris.
Pero, horror, durante el viaje se complica la cosa. La nave espacial en la que viajan sufre un accidente y tienen que aterrizar en, ni más ni menos... La TIERRA!!!

Por lo visto, los humanos tuvimos que emigrar de la Tierra porque se volvió un sitio chungo. La Naturaleza se reveló contra nosotros y sólo desea nuestra muerte. Aparecieron nuevas especies de animales a cada cual más asesino que el anterior e incluso el aire se volvió irrespirable (¿?). Es en este paradisíaco paraje donde se derarrollará la acción.

Durante el aterrizaje muere toda la tripulación de la nave excepto (casualmente) padre e hijo. Will está mayor y no se puede mover, así que su supervivencia dependerá de Jaden Smith.
Gran responsabilidad para nuestro inexperto y canijo Ranger. No sólo la de ir en busca del localizador para pedir ayuda, sino la de soportar todo el peso de la película.

A partir de aquí, lo de siempre. Escenarios como los de Avatar. Jaden arqueando las cejas perennemente. Animales peligrosos. Acción. Dinamismo. Tensión. Carreras. Riesgo. Muerte. Desolación. Marketing. Dinero. Familia. Ecologismo. Amistad. Hiperespacio. América. Rap. Carlton Banks.

Y todo esto, bajo la atenta y orgullosa mirada de un padre que está criando un monstruo. Un Will Smith que ya está empezando a relegar todas sus responsabilidades en favor de su hijo. Mal Will. Tu hijo, de momento, no mola. No hay nada peor que la ceguera de un padre sobre su hijo. ¿No ves que tiene las orejas de soplillo?

Lo mejor: Jaden mejorará. Mirad fotos vuestras de cuando teníais su edad. Erais unos tolis. Y lo sabéis.
Lo peor: Dentro de cinco años miraréis fotos actuales y pensaréis: "Joder ¿yo era así?". Es decir, la sombra de ser un toli se cierne sobre nosotros y nos acompaña toda la vida.
Conclusión: En la crítica anterior omití esta sección de "lo mejor/lo peor" y por ello recibí duras quejas. Por lo general esta sección poco o nada tiene que ver con lo que hablo en la crítica, por lo que me lleva a pensar que os vale con cualquier gracieta que ponga aquí. Así que aquí va: "Will Smith, Was Smith en Canarias." Payasos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada