jueves, 5 de noviembre de 2015

Paranormal Activity: Dimensión fantasma



No me cansaré de repetir lo mismo: El mal se ceba con los tontos. Básicamente éste es el fundamento sobre el cual se cimenta este género cinematográfico. Una banda de desgraciados con un pésimo criterio para detectar el peligro se ven asediados por un mal (un fantasma, un asesino o lo que sea) hasta que, por pura selección natural, acaban siendo exterminados.
En este caso, los protagonistas son de libro. Unos personajes con serios problemas de comprensión de la realidad listos para morir. Cinco infelices que ocultan su falta de personalidad con rasgos variopintos. Un marido friki, una mujer que nunca está en casa, un cuñado con bigote, una rubia tan sexy que no viene a cuento y un cura calvo y poco eficaz. Todos a merced de un malvado espíritu que quiere poseer a la niña del matrimonio.

Yo obviamente ya me he perdido en esta saga, pero sin sufrimientos, la idea sigue perenne. Familia atosigada por ente maligno.
En este caso la maldad personificada en moco negro es el espíritu de un demonio llamado Toby. ¿Toby? Por lo visto Toby sale en las otras películas pero yo obviamente no me acordaba. Estas pelis antes de entrar ya están saliendo. Toby es el amigo de los niños. En su anterior vida repartía caramelos en un furgón y ahora sigue teniéndoles cariño. Otro tema es con los adultos. A lo que vamos, Toby se hace amiguito de la niña pequeña de la casa. Pero mientras juega a las casitas con ella, va haciendo imposible la vida del resto de familiares.

Un dato curioso es que el demonio Toby ya ha dejado la sutileza atrás. Si en otras películas tenía que empezar poco a poco a hacer el mal, en esta ya parece que viene calentito. Se acabaron los preliminares de mover una silla o cerrar una puerta. Toby ya en su primera noche siendo grabado, arrasa. Es triste ver al padre y el hermano (el del bigotín) mirando atentamente la grabación de la primera noche en la que se ve cómo un torrente de moco negro adquiere forma humana mientras sueltan vaguedades como: "¿Que coño es eso? ¿Será un fallo de la cámara?".
¿Un fallo de la cámara? ¿Me lo estás diciendo en serio? ¿Tienes SIDA en los ojos?
Toby tiene el camino abonado.

Lo mejor: Que todos los sustos estén preparados para ver en 3D y verla en normal. Ahí se observa el penoso esfuerzo por intentar dignificar esta película.
Lo peor: Para "innovar" un poco, los guionistas han decidido introducir un par de novedades. Una de ellas es meter un "Túnel del Tiempo" al estilo Poltergeist que une nuestros días con el año 1988. Realmente esto no aporta nada más que confusión y una paradoja temporal.
Conclusión espacio-temporal: Toby, el espíritu, aparece en 2015 pero necesita coger a la niña y viajar por el túnel del tiempo (que está en la habitación de la niña) hasta el año 1988 que es donde toma su forma humana definitiva. ¿Qué hace ahora que está en 1988? ¿Cómo regresa a 2015 si el túnel del tiempo está en una casa que se construyó nueva? ¿Se queda encerrado en un dimensión temporal paralela? ¿Espera sentado 30 años hasta llegar a hoy día y encontrarse con él mismo? ¿Ha descubierto la Quinta Dimensión como Matthew McConaughey en Interstellar? Si ha descubierto la Quinta Dimensión, ¿qué necesidad tiene de usar portales en habitaciones de niños a lo Monstruos S.A?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada